Los logotipos son una parte esencial del branding. Junto a los colores, ayudan a identificar la marca y diferenciarse de la competencia. Es además uno de los factores principales y determinantes en la decisión de compra y, por lo tanto, una parte importantísima del marketing. Descuidar tu imagen de marca, o no transmitir aquello que deseas conlleva, en muchas ocasiones, no llegar al público objetivo.